Aprovecha el poder de las palabras en tu vida

Hablar llega a la mayoría de las personas tan naturalmente como respirar. En muchas ocasiones nuestras palabras se pronuncian sin pensamiento consciente; De hecho, rara vez nos detenemos y pensamos en lo que estamos diciendo. Miles de palabras salen de nuestras bocas cada día a medida que nuestros pensamientos, opiniones, juicios y creencias se expresan libremente.

A menudo, sin embargo, somos ajenos al efecto positivo o negativo que estas palabras tienen en nosotros mismos y en las personas que nos rodean. Las palabras tienen un poder tremendo. Las palabras dan energía y un mensaje que crea una reacción en los demás.

Todo lo que dices produce un efecto en el mundo. Cualquier cosa que le digas a otra persona producirá algún tipo de efecto en esa persona. Estamos constantemente creando algo, ya sea positivo o negativo con nuestras palabras. La reacción a nuestras palabras a menudo regresa a nosotros a menudo en una forma multiplicada.

Por ejemplo, si hablo palabras de juicio a una persona, me juzgarán, probablemente con más intensidad, ya que su juicio tiene el dolor o la ira causados por mis palabras adjuntas. La respuesta de esa persona a las palabras será más fuerte porque tendrá la emoción creada por las palabras adjuntas a ella.

El poder de las palabras tiene un efecto dominó en nuestra vida y en la de quienes nos rodean. Recientemente me encontré con el trabajo del Dr. Emoto y sus estudios sobre cristales de agua. Tomó muestras de agua, las congeló y tomó fotografías de los cristales de agua. Luego escribió palabras en frascos de agua tomados de la misma fuente. Los cristales formados en los frascos que tenían palabras positivas, como amor y gratitud, eran hermosos.

Sin embargo, los cristales en los frascos con palabras negativas como odio y mal eran muy diferentes, y el agua ni siquiera formaba cristales en algunos casos. Los experimentos se realizaron utilizando palabras de diferentes idiomas, y también por los científicos que no tenían conocimiento de lo que significaban las palabras. Los resultados fueron similares.

Se puede encontrar más información en viendo la película What The Bleep Do We Know. Aunque encuentro los conceptos de la física cuántica difíciles de entender, los hallazgos de este estudio sobre cristales de agua han tenido un profundo impacto en mí. Se sabe que el cuerpo humano está compuesto de hasta un noventa por ciento de agua. Si las palabras tuvieron un impacto tan significativo en los cristales de agua, ¿cuál es el impacto de las palabras positivas y negativas en nuestros cuerpos? Una clave importante para el éxito en la vida es entender el poder de las palabras.

Una palabra es un pensamiento eternizado. Nuestros pensamientos tienen un gran efecto en nosotros a pesar de que son internos. Lo que pensamos afecta la forma en que vivimos nuestra vida, afecta nuestras emociones, nuestras actitudes y nuestro comportamiento.

Un pensamiento hablado, sin embargo, tiene aún más poder. Nunca se puede recuperar; Está fuera de nuestra boca y tendrá un efecto. Nuestras palabras tienen aún más poder que nuestros pensamientos porque no solo nos afectan a nosotros mismos, sino a las personas y al mundo que nos rodea.

Las personas exitosas toman el control de sus palabras, en lugar de dejar que sus palabras las controlen. Son más conscientes de sus pensamientos y palabras y del poder que desencadenan. Las personas exitosas entienden que necesitan hablar positivamente en lugar de negativamente para ver el éxito. Si quieres saber algo erotico este lugar será para ti, sin moverte puedes visitar nuestra pagina de Disfuncion erectil y comprar.

Las personas exitosas se caracterizan por las palabras que hablan. Saben la importancia de hablar palabras que construirán autoestima y confianza, construirán relaciones y construirán posibilidades. Hablan palabras de afirmación, aliento, amor, aceptación y aprecio.ación.

Para ver más éxito personal, las palabras que pronunciamos deben estar alineadas con lo que queremos que se produzca en nuestra vida, nuestra visión y nuestros sueños. Tus palabras pueden determinar tu destino. Aún más importante, sus palabras pueden marcar una diferencia positiva en las personas con las que interactúa todos los días. Antes de hablar, pregúntate:

¿Lo que voy a decir va a elevar al oyente? ¿Inspirará, motivará y creará un impulso hacia adelante para ellos? ¿Disolverá el miedo y creará seguridad y confianza? ¿Crearé un efecto dominó positivo o negativo al pronunciar estas palabras? Dejémonos decididos a dar rienda suelta al poder de las palabras para un cambio positivo.