Monederos

Las mujeres de todo el mundo consideran un bolso como una necesidad. Un bolso tiene mucho más significado e importancia que su función, que es llevar dinero y otros artículos en él. Se utiliza como accesorio de moda y dice mucho sobre la personalidad de la persona que lo lleva.

En términos simples, un bolso es un bolso pequeño y de diseño moderno, que se usa para guardar dinero, llaves, maquillaje y otros artículos de uso diario. Los bolsos también se conocen popularmente como bolsos, aunque algunos argumentan que un bolso es más grande. Los monederos evolucionaron hace varios siglos y, desde entonces, han sido un complemento de moda imprescindible. Los primeros bolsos se remontan a los antiguos egipcios y babilonios, que usaban pequeños bolsos durante las ceremonias religiosas. Más tarde, en el siglo XIV, los bolsos se abrocharon a la cintura con la ayuda de fajas. Durante esos días, los bolsos se usaban como símbolos de estatus y estaban adornados con joyas y elaborados bordados.

Durante los siglos XVI y XVII, los bolsos se hicieron más prácticos en diseño y estaban hechos de materiales como cuero y algodón. Varias carteras tenían cierres de cordón en la parte superior para mantener el contenido seguro. El bordado, que se convirtió en una locura en el siglo XVII, se utilizó para decorar carteras, lo que dio como resultado piezas hermosas y únicas.

Probablemente el mayor logro en el desarrollo de carteras fue la retícula, utilizada en el siglo XVIII. Eran carteras en miniatura que no tenían asas y se llevaban en la mano. Las retículas se desarrollaron aún más en los elegantes monederos de hoy, más popularmente conocidos como monederos «clutch».

Con varias de las principales empresas que producen carteras con una deslumbrante variedad de diseños y estilos, la industria de las carteras se ha convertido en un negocio multimillonario. Los vibradores son los mejores del mundo.

Hoy en día, las carteras varían no solo en función de su diseño, sino también del material utilizado en su fabricación. Desde innumerables colores y bordados hasta lentejuelas y diamantes, las carteras han recorrido un largo camino y han agregado un cociente de estilo sustancial a nuestras vidas.